10 errores de empresas en los vídeos corporativos

feb 17, 2017
Community Manager

En los tiempos que corren, en los que una imagen vale más que mil palabras, los vídeos corporativos se convierten en la carta de presentación de cualquier empresa. Debemos cuidar hasta el más mínimo detalle si no queremos que por una mala planificación y producción echemos por tierra nuestro trabajo.

Hoy en día resulta realmente sencillo realizar un vídeo corporativo que consiga el efecto que se busca: generar o reforzar la imagen pública de una empresa. Todo ello es debido a que se cuenta con numerosas herramientas que se ponen a nuestro servicio para crear una producción de una elevada calidad y profesionalidad. No obstante, lo mejor será siempre poner este trabajo, y por consiguiente la notoriedad de nuestra firma, en manos de profesionales. Las redes sociales, las páginas web y también los vídeos corporativos son la piedra filosofal que determinará si nuestra empresa cala o no entre la clientela, así como si ésta se decanta por nuestros productos frente a los de la competencia.

Si quieres realizar un vídeo corporativo eficiente, debes conocer los 10 errores más comunes que cometen las empresas en este apartado del marketing digital y que deberás evitar:

  1. Falta de planificación: Al igual que somos capaces de gestionar eficientemente cualquier operación que desarrolle nuestra empresa en la vida real, ¿por qué vamos a descuidar este apartado del mundo digital? El prestigio cuesta mucho conseguirlo, pero puede llegar a perderse en cuestión de segundos. Muchas veces los vídeos corporativos presentan fallos realmente absurdos, y todo ello es porque no se le dedica el tiempo suficiente a la planificación, la elaboración del guión y a su ejecución.
  2. Excesiva extensión: “Lo bueno si es breve, dos veces bueno”. Debes saber que el usuario no ha seleccionado tu vídeo voluntariamente, por lo que éste no debe durar más allá de un minuto y medio. Si crees que es difícil condensar toda la información relevante que quieres comunicar al receptor, será mejor dosificarla en varios clips de vídeo en lugar de agruparla toda en un mismo contenido, llegando a saturar al usuario. Otra opción realmente práctica sería realizar dos versiones de un mismo vídeo; una larga, para eventos y ferias, y otra breve para la web y las redes sociales.
  3. Escasa calidad informativa: Algo de lo que se quejan los usuarios es que muchos vídeos corporativos de la red contienen demasiada información irrelevante. Hay que ir al grano. La clave pasar por crear contenidos claros, breves y concisos.
  4. Contenidos aburridos: El vídeo corporativo puede ser inmejorable desde el punto de vista técnico, pero debes recordar que eres una empresa y que tu labor no es realizar una producción cinematográfica. Por eso, una vez hayas organizado la información relevante y des valor a tu vídeo, deberás emplear un lenguaje adecuado para la audiencia, por lo que tendremos que conocer previamente a nuestro público. En el vídeo podremos insertar infografías, títulos y voz en off, pero sin recargarlo demasiado.
  5. Hacer publicidad: Es ideal atraer el cliente en los primeros segundos, pero éste no deberá percatarse de que estás queriéndole vender algo. La publicidad está muy mal vista, aburre y cansa. Debes presentarle publicidad encubierta mediante contenidos prácticos y entretenidos.
  6. Descuidar las imágenes: Las imágenes deben estar sincronizadas con el ritmo del vídeo corporativo, consiguiendo que la narración no fuese más rápida que las tomas, ni viceversa.
  7. Locución y música pobres: Muchos vídeos corporativos presentan una música muy pobre, siendo realmente complicado seguir el sonido. El tono es un factor importante, ya que en función de nuestros clientes emplearemos un tono más serio o un tono más desenfadado y cercano. Es recomendable usar voces profesionales grabadas previamente en estudio, así como una música amena.
  8. Imitación de la competencia: Hay que ser imaginativos, originales y creativos, pero nunca copiar a la competencia. Puedes inspirarte en su estilo, pero las ideas deberán ser completamente diferentes. A la hora de realizar un vídeo corporativo resulta vital el trabajo en equipo.
  9. Limitación del presupuesto: Por tal de ahorrar acabamos realizando el vídeo corporativo nosotros mismos o encargándoselo a un amigo que nos haga precio. ¡Error! Al final, lo barato sale caro. Es mejor pedir consejo a buenos profesionales del sector, sin escatimar en gastos, ya que debes apostar por una buena imagen para tu negocio. No obstante, realizar un vídeo corporativo hoy en día no resulta tan costoso.
  10. Falta de interacción: Las empresas deben saber escuchar a sus clientes y aprender a encajar las críticas. Si nuestro primer vídeo corporativo no ha triunfado, tendremos que poner remedio y esforzarnos por mejorarlo, siguiendo las recomendaciones del público. Y es que no somos poseedores de la verdad soberana.

 

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + siete =