15 errores que no debes cometer al gestionar el Twitter de tu empresa

mar 10, 2017
Community Manager

En un mundo en el que todo está digitalizado, no basta con ofrecer un buen servicio personal para conseguir la fidelidad y el respeto de la clientela. Una eficiente gestión de las redes sociales también influirá en la imagen pública de nuestra empresa. Twitter es una de las plataformas más complejas y dónde más fallos suelen aparecer.

La red social de los 140 caracteres, lejos de parecer la más simple, común y fácil de emplear, es la que un mayor esfuerzo requiere. Para empezar, el hecho de tener que sintetizar tanto un mensaje que queremos comunicar nos obliga a ser claros, breves y concisos, por lo que no podremos divagar. Es importante captar la atención de nuestros seguidores, que interesados por nuestra marca y nuestro catálogo de productos, estarán al tanto de las publicaciones periódicas que realizásemos. Twitter se caracteriza por su simultaneidad e inmediatez, por lo que una vez que pulsamos el botón azul nuestro mensaje será visto por miles de personas en cuestión de segundos.

A pesar de las advertencias que todos conocemos, y de que cada vez sea más común ver a community manager y agencias de medios gestionando las redes sociales y los portales corporativos de las empresas, aún son muchos los negocios que cometen fallos garrafales en la gestión de una de las redes sociales más populares del momento. ¿Quieres conocer los errores más frecuentes que encontramos en el Twitter de las empresas?

  1. Imagen de perfil poco adecuada y encabezado desaprovechado: Aunque parece evidente, muchas empresas se despreocupan de elegir la imagen idónea para su perfil, empleando una fotografía desenfocada, cortada o poco adecuada con respecto a la tipología del negocio. El encabezado también es una pieza esencial, por lo que será necesario realizar un diseño profesional con el objetivo de impactar a nuestros visitantes de Twitter. Esta red social protege especialmente a las empresas, permitiéndonos denunciar a otra cuenta si ésta nos copiase nuestro nombre o marca.
  2. Falta de optimización de la biografía: Es importante tanto realizar una clara descripción de nuestro negocio como emplear palabras clave o hashtags, consiguiendo así aparecer en las búsquedas relacionadas con nuestra temática.
  3. Seguridad: Se recomienda cambiar periódicamente la contraseña de nuestra cuenta. Aunque parezca una labor pesada, evitaremos el riesgo de que llegasen a hachearnos la cuenta. Para ello podremos emplear un generador de contraseñas.
  4. No utilizar hashtags ni enlaces: La ausencia de etiquetas en nuestras publicaciones derivará en que éstas tuviesen un alcance muy reducido. Lo ideal es insertar 1-2 hashtags en cada tweet con enlaces que escribamos. Tampoco será recomendable utilizar demasiados hashtags, ya que de lo contrario estaríamos espantando a nuestros seguidores.
  5. Hacer spam: Twitter debe ser empleado para potenciar la imagen de nuestra marca, no para vender un determinado producto o servicio, ya que acabaríamos agotando a nuestros seguidores.
  6. Planificación: Es importante fijarnos unos hábitos, es decir, unos días o unos horarios para publicar nuestros contenidos. Además, antes de publicar algo tendremos que revisarlo en varias ocasiones para cerciorarnos de que los datos expuestos son correctos. Hoy en día existen herramientas muy efectivas que nos permitirán programar nuestras publicaciones. Es importante analizar a nuestra audiencia para poder lanzar una estrategia efectiva.
  7. Tweets multimedia: Actualmente cobran mayor repercusión aquellas publicaciones que son capaces de combinar los textos con fotografías y vídeos curiosos y llamativos. ¡Intenta emplear un estilo distendido, pero sin sobrepasar la línea empresarial!
  8. Faltas de ortografía: Aunque parezca extraño, son muchas las empresas que descuidan este aspecto. Hay que tomarse su tiempo antes de pulsar el botón “Twitterar”, ya que cualquier fallo pondrá en peligro nuestra imagen y profesionalidad.
  9. Comunicación institucional: A veces nuestras publicaciones de Twitter suelen suscitar comentarios o debates. Con mesura, deberemos responder del modo más rápido posible a nuestros usuarios, aportando una imagen de seriedad y profesionalidad. Es importante evitar los monólogos, algo muy común cuando acabamos de llegar a esta red social.
  10. No abusar de los mensajes privados: Los clásicos MD de Twitter están ideados para iniciar conversaciones a la hora de tratar temas puntuales, pero no para vender y ofrecer nuestros servicios.
  11. Menciones: Mencionar de vez en cuando a otras empresas amigas del sector nos viene bien, pues fortalecerá nuestra marca personal. No obstante, si abusásemos de este recurso podríamos provocar el “unfollow”. En Twitter no existen las clases sociales, por lo que será recomendable agradecer las menciones y las publicaciones compartidas.
  12. Excederse con saludos y felicitaciones: Twitter no es una red social pensada para este fin. Para ello podríamos crearnos una cuenta en otra plataforma como LinkedIN, Facebook o Google Plus.
  13. Follow-unfollow: Aquellas empresas que siguen a cientos de personas y luego dejan de seguirlas están muy mal vistas y suelen despertar un sentimiento negativo en la comunidad twittera.
  14. Conservar seguidores falsos o inactivos: Es recomendable cada cierto tiempo (unos 2 meses) revisar a nuestros seguidores y eliminar cuentas tanto falsas como inactivas, ya que darán una mala imagen a nuestro negocio.
  15. Equivocarse de cuenta: Muchas veces las empresas llegan a publicar en sus perfiles de Twitter contenidos propios de su cuenta personal como consecuencia de que tienen ambas cuentas abiertas en un mismo dispositivo. La solución es asegurarse antes de publicar nada.

Tanto si lo usas a nivel informativo como a nivel corporativo, intenta siempre seguir una línea editorial en tus publicaciones y no entres en provocaciones con otros usuarios. ¡Recuerda que Twitter es una prolongación de tu empresa a la comunidad virtual!

Tags:

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 3 =